¿Qué es la terapia magnética?

Las terapias alternativas están en boga. En realidad, siempre lo han estado: las “brujas/curanderas” medievales no eran si no la terapia alternativa a la medicina oficial.

 

Pero actualmente es un nuevo boom, y eso lleva a que uno ya no sepa a veces de qué fiarse y de qué no. Porque todos sabemos que no todas las “terapias alternativas” son siquiera terapias. Y mucho menos, efectiva.

¿Qué hay de la llamada magnetoterapia? ¿Resulta efectiva?

Bueno, aunque en la actualidad todavía se están haciendo estudios sobre la terapia magnética, lo cierto es que los resultados son positivos.

 

De donde viene la terapia magnética

terapia magnetica El origen de esta terapia está en Japón, en 1954: un cirujano llamado IwaoYasuda descubrió que en los huesos rotos o lesionados de alguna manera, existen corrientes eléctricas endógenas (es decir, generadas en y por el mismo hueso) que activan la reparación del mismo. A partir de este descubrimiento, se siguieron realizando estudios y experimentos que revelaron cómo en huesos, músculos y tendones se genera tensión eléctrica ante ciertos estímulos.

Esto llevó a terapias actualmente normalizadas en el sistema sanitario, como la electroterapia.

Pero ocurre una cosa: que aplicar electricidad dentro del hueso humano supone dolor. Mucho dolor. Había que buscar otras maneras de inducir esta electricidad endógena de otra manera, y la respuesta fueron los campos magnéticos (que inducen un campo eléctrico). Así, aplicando el magnetismo adecuado a la zona dañada, por el proceso conocido como inducción de Faraday, se genera un campo eléctrico dentro del cuerpo que dispara los mecanismos de curación y reparación.

 

El magnetismo como parte de la vida

terapia magnetica Cuando pensamos en un cuerpo humano, y en la vida en general, pensamos en materia orgánica, carne, tejidos, líquidos, gases.

Cosas como el magnetismo, o la electricidad, se dibujan en nuestro imaginario como pertenecientes al mundo inerte.

Sin embargo, ambas están estrechamente relacionadas con la vida (cohesión de los átomos, impulsos eléctricos en el corazón, en el sistema nervioso…), y los tratamientos de terapia magnética realizados hasta el momento cuentan con muchos testimonios de éxito, si bien se debate qué porcentaje hay en ello de efecto placebo.

 

En cualquier caso, no es una terapia invasiva, con lo que merece la pena probarlo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.