Veta al alcohol de tu vida

Padecer una adicción puede provocar un caos personal que llega a afectarte a todos los niveles de tu existencia. Y si encima no encuentras apoyo familiar puede llegar a hundirte definitivamente como persona.

Es importante llegar a controlar la adicción, superarla y evitar por todos los medios volver a caer en la tentación.

 

El temido alcohol

Adicción al alcoholUna de las tentaciones más temidas es la adicción al alcohol. Ser adicto al alcohol o ser alcohólico es una enfermedad, todas las adicciones son enfermedades,  al final tu salud se ve mermada, y no solo tu salud física, también la psicológica, también tus relaciones con los demás, tu economía. Toda tu vida gira en torno a eso que te tiene absorbido y que debes superar.

El alcohol ha causado verdaderos estragos en muchas familias, llevando incluso a la ruina a muchas de ellas.

Una persona alcohólica comienza perdiendo su trabajo para acabar perdiendo incluso el respeto por su persona. El problema se agrava cuando es tanta la desesperación por tener que beber que la mente del enfermo se transforma se tuerce y es capaz de agredir a su prójimo para conseguir lo que busca. Normalmente las personas que más sufren son las que más le quieren.

 

Declara la guerra al alcohol

Adicción al alcoholVivir con una adicción es una agonía de la que decididamente hay que salir cuanto antes. Los tratamientos para la superación de este tipo de adicción no son nada fáciles, conlleva mucha fuerza de voluntad, mucho apoyo y mucha paciencia.

Se ha comprobado que la hipnosis supone un instrumento perfecto para superar este tipo de adicciones igual que otras.

Durante las sesiones se convence al paciente de que no necesita beber, se le convence de que la bebida es perjudicial para su persona, incluso se le puede convencer de que él mismo siente aversión ante la bebida.

Al cabo de unas cuantas sesiones se comprueban los efectos y se llega a conseguir la curación total, aunque en el alcoholismo (igual que en todas las adicciones) nunca se puede bajar la guardia, y es preferible mantener un contacto con las personas que te ayudaron a salir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.