¿Uñas enterradas? Evítalo visitando a los mejores del sector

Las uñas enterradas es uno de los motivos por los cuales  las personas visitan los especialistas en quiropodia, por lo menos de vez en cuando. Este tipo de atención requiere de verdaderos expertos en el tratamiento de la Onicocriptosis como también es llamada esta patología y la cual ocurre por causas congénitas o adoptadas por factores externos.

Una uña enterrada puede convertirse en un padecimiento que, aunque suela pensarse erróneamente que es algo sin mayor importancia, debe atenderse a tiempo, antes de que se convierta en una situación médica de mayor riesgo para quien lo padece. Por ello, visitar a los especialistas de manera preventiva, es la mejor recomendación.

Uñas enterradas

El desencadenamiento de infecciones puede contribuir a mayores riesgos que requieran inevitablemente una cirugía menor. Ello acarrea, para cualquiera, complicaciones de movilidad que inciden en su cotidianidad, en especial las temidas bajas laborales, periodo en el cual dejará de desempeñar su trabajo y por ende no recibir remuneración completa.

Esto pueden evitarse si se trata de factores adquiridos, como ocurre con los corredores deportivos y en las damas que usan calzados con particularidades en su diseño. En los primeros, la causa principal radica en que ellos adoptan un uso muy marcado del dedo grande cuando entrenan y compiten.

Entre tanto, las mujeres tienen especial gusto por los zapatos femeninos puntiagudos y altos tacones, los cuales ocasionan un peso sobre el dedo gordo. Lamentablemente, esto puede propiciar una deformación de la uña, enterrándola en la piel a medida que crece.

También existe la posibilidad que la anatomía de los pies y sus dedos provoque el crecimiento de uñas muy arqueadas haciendo que se encajen de manera natural. En cualquiera de los casos es necesario ser previsivos y realizar visitas periódicas a los centros de atención y cuidado de los pies, donde con seguridad atenderán de manera oportuna cualquier anomalía que se presente antes de que sea tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.