Yo tengo mi salud al día

Siempre nos preocupa la salud, incluso desde pequeños. Cualquier dolor o malestar que surja en nuestro cuerpo hace saltar la alarma de que algo no va bien. Tener mi salud al día debe ser una tarea prioritaria, la que más.

La realidad es que nos gusta conocer síntomas de enfermedades que gente próxima a nosotros sufre, o algunas que escuchamos. Pero sobre todo nos gusta prevenir, o al menos intentarlo.

Nuestro interés por lo sano

Mi salud al día Conocer qué tipo de alimentación es la más saludable o qué prácticas favorecen a que tengamos una mejor salud suelen ser de primer interés para nosotros.

A medida que nos hacemos mayores nos interesa más todo lo relacionado con la salud, es bastante lógico, por otro lado, no sólo porque la nuestra se ve afectada por la edad en algún aspecto, sino porque casi siempre tenemos alguien de quien preocuparnos, hijos, nuestros propios padres, hermanos…

Parece que puede resultar algo hipocondriaco, pero en realidad no lo es, es bueno estar al día en nuestra salud, también porque en muchos casos, saber reconocer los síntomas favorece a frenar la evolución de la enfermedad y por tanto evitarnos trágicos finales.

Pero no sólo nos preocupa conocer las enfermedades sus síntomas y cómo prevenirlas, también nos interesan todo aquello que favorezca a ser personas sanas, como los beneficios de andar diariamente, o por qué es tan beneficioso el mar.

Por una mejor calidad de vida

Mi salud al día Y si nos ponemos a descubrir los aportes de los alimentos encontraremos muchas sorpresas, como que la naranja no es el alimento con mayor vitamina c o que en otros alimentos encontraremos más calcio que en la leche.

Habar de los tratamientos para las distintas enfermedades también es una forma de tener mi salud al día, ya que en ocasiones encontramos tratamientos demasiado agresivos y que pueden ser perfectamente sustituidos por otros menos perjudiciales para nuestro organismo.

Salud tradicional, salud homeopática, salud natural, lo importante es querer tenerla y saber cómo conseguirla, no es cuestión de dinero, sino de voluntad.

Recuerda, a veces no es posible cambiar un diagnóstico, desgraciadamente, pero siempre, siempre podrás mejorar la calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.