Consejos ante una fisura en el ano: todo lo que necesitas saber

Tener una fisura en el ano significa tener una herida producida habitualmente por estreñimiento. La fisura en el ano produce prurito, escozor, picor y sangrado en la gran mayoría de ocasiones.

 

Normalmente este tipo de molestias se intentan evitar con un tratamiento previo. Sin embargo si se observa que persisten las molestias habría que ser revisado por el proctólogo. Este tipo de tratamiento se denomina tratamiento conservador.

 

Una fisura anal supone muchas molestias que no tenemos por qué “aguantar”

fisura en el ano

Lo cierto es que tener una fisura del ano resulta del todo incómodo para cualquier persona. Este tipo de molestias aparece tanto en hombres como en mujeres aunque siendo más frecuente en edades medias.

 

En primera instancia la persona que se aqueja de la molestia no le da mayor importancia, quizás por vergüenza. En muchas ocasiones la primera solución que se presenta es ir a la farmacia y pedir una crema que solucione el problema.

 

Se le ofrece una crema con corticoides o antibióticos, que pueden considerarse como tratamiento conservador.

 

La recomendación es siempre acudir al proctólogo, que será el más indicado en prescribir lo que el tratamiento que el paciente debe seguir.

 

En el caso en el que el paciente haya seguido un tratamiento conservador y no se haya solventado el problema, se valorará la cirugía.

 

¿Cuáles son las alternativas de tratamiento para la fisura en el ano?

fisura en el ano

Como ya se ha repetido a lo largo de este artículo, la primera opción será siempre intentar solucionar la fisura con un tratamiento conservador basado en cremas habitualmente.

 

Las intervenciones quirúrgicas son la última opción una vez agotadas las posibilidades del tratamiento conservador.

 

El proceso quirúrgico comienza con anestesia local y la intervención tiene una duración aproximada de quince minutos. En el mismo día la persona puede tener un proceso de recuperación y realizar su vida con total normalidad.

 

Las ventajas de este tipo de intervenciones se centran fundamentalmente en aquella persona que se somete a una intervención quirúrgica para la fisura en el ano, no vuelve a padecer esta afección.

Y por otro lado al no llevarse a cabo esfinterotomía no se producirá incontinencia fecal, que es una de las principales preocupaciones del paciente.

 

Si padece este tipo de afección o simplemente necesita información al respecto, puede buscar en la red, ya que existen clínicas especializadas en solucionarlas. Es imprescindible que comprueben los certificados pertinentes de la clínica que seleccionen.

 

Y por supuesto recuerden que el tratamiento para la fisura en el ano debe ser prescrito por un especialista en ello. No intente solucionarlo por su cuenta, pues puede que la fisura empeore. No pierda más su tiempo, consulte a su especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.