La banda intragástrica como solución para el hambre

Sí, no es ninguna broma. El hambre, la sensación de apetito, no es un mensaje que nos viene del estómago. Muy al contrario de lo que se pueda pensar, la sensación de saciedad nos viene de la mente, del inconsciente.

Cuestión de mente

Banda Intragástrica De modo que una persona que tiene problemas de obesidad o problemas de peso, lo que tiene que rectificar no es su estómago sino, principalmente, su cabeza. El barómetro que determina la saciedad está en nuestro inconsciente, así que sin importar si nuestro cuerpo necesita más o ya tiene suficiente, nuestra mente es la que envía el mensaje de seguir comiendo.

Necesitamos rectificar, corregirnos, porque lo que necesitamos no es comer mucho, sino correctamente. Entonces, lo que debemos hacer es trabajar primero desde la mente, y después ayudarnos con ejercicio físico, porque nuestro cuerpo debe ir adaptándose a nuestros cambios poco a poco, sin violencia.

 

Sentirse saciado es la clave

Banda Intragástrica ¿Cómo podemos engañar a nuestro cuerpo para que tenga sensación de saciedad con la cantidad de comida recomendada, y no la que nos pide nuestro inconsciente?

Uno de los métodos más eficaces es la banda intragástrica, más conocido como balón gástrico, que consigue convencer a nuestro cuerpo de que ya no necesita más. Realmente, nuestro cuerpo se sostiene con una cantidad estipulada que la mayoría de gente sobrepasa, pero no todo el mundo acaba sufriendo problemas de sobrepeso.

Si lo que quieres es una solución sin cirugía, éste es tu método. La mayoría de personas que recurren a esta solución, ya han intentado por otros medios, sin éxito, perder peso. Es una de las soluciones más asequibles. Se trata de darle a nuestro estómago el espacio concreto destinado a nuestra alimentación.

Así, no dependerá de nuestro inconsciente sentirnos hinchados o no, sino del balón. Como un globo que recoge todo lo que comamos, cuando se llene ya no habrá más discusión entre cuerpo y mente: estaremos saciados y, poco a poco, eso nos conducirá a perder peso de manera progresiva. Además, sólo se precisamente veinte minutos para colocarlo. Para combatir la obesidad, debemos educar a nuestro cuerpo y nuestra cabeza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.