El ataque de ansiedad: la plaga de la atención al cliente

Existe un mal discreto. Un dolor invisible. Una psicopatología que se esparce disimuladamente entre nosotros, que no siempre es bien comprendida, pero cuyos efectos son devastadores: la ansiedad.

Algunos no creen ni que sea una cosa real. Otro lo toman como debilidad de la persona que lo padece. Pero la ansiedad nos afecta a muchos más de los que pensamos, incluso a los que lo toman como una debilidad o algo inexistente.

 

Diferenciar el mal crónico del ataque de ansiedad

ataque ansiedad

Según los datos del Observatorio Estatal de Condiciones de Trabajo (organismo dependiente del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social), en España, en 2011, el sector que más padece ataques ansiedad y estrés es el sector Servicios, con una tasa del 15,6%. Gracias a médicos, especialistas, y otras personas que se han dedicado a combatir este problema, hemos avanzado en nuestro conocimiento del mismo. Eric K, de Vive Sin Ansiedad, nos describe algunos síntomas que a muchos nos sonarán: respiración agitada y descontrolada, taquicardias, punzadas en el brazo izquierdo, sudores, temblor, problemas para tragar, mareos, olvidos, bloqueo mental, ganas de llorar… todos ellos pueden ser indicativos de que nos encontramos ante un ataque de ansiedad en toda regla.

 

Con estos síntomas explicados, el que nunca haya padecido uno se hará una idea de lo desagradable que resulta. El que los conozca, ya sabe de lo que estamos hablando. Pero lo que debemos tener claro es que, en sí mismo, un ataque de ansiedad no es malo. Sólo es la respuesta que genera nuestro cerebro ante una situación de peligro, y es una respuesta buena: se dispara la adrenalina, el corazón bombea más rápido, surge el miedo como respuesta de supervivencia ante el peligro… es un mecanismo biológico de cuando vivíamos en las praderas y debíamos escapar de los depredadores. El problema es que ya no hay depredadores: sólo trabajos de mucha presión en muy malas condiciones laborales. Y ante la presión laboral, el cuerpo reacciona de la única manera que sabe: igual que si te fuera a comer un tigre.

 

Una lucha que debemos librar

ataque ansiedad

Padecer ataques ansiedad y estrés puede combatirse desde la medicina, la psicología, y el pleno conocimiento interior. En la web de Vive Sin Ansiedad encontraremos varios de estos tratamientos y sistemas de ayuda. Nada milagroso, porque aquí no existen los milagros. Sólo mil frentes diferentes desde los que intentar combatir esta dolencia.

Pero la primera batalla que debe librarse es la del reconocimiento. Los mismos organismos que cifran en más del 15% la ansiedad en España en el sector Servicios, glosan por separado que un 9,6% sufren dolores de cabeza frecuentes. Un 3,2% sufre depresión y tristeza. Un 7% padece trastornos de sueño. Un 17% sufre cansancio y agotamiento… ¡más que el sector de la construcción!

Pero muchas de estas dolencias, que por separado parecen males independientes, pueden ser (y son) síntomas de cuadros de estrés crónico o de ataques de ansiedad. Es decir, que todavía hoy no tenemos datos exactos de a cuántos trabajadores nos afecta la ansiedad.

 

Hay que curarla por nosotros.

Pero también por todos los demás, que a veces, ni siquiera sabrán que la padecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.