Asma infantil

El asma infantil es una enfermedad que cada día más afecta a más niños. Ante la preocupación de los padres y la falta de información, los médicos achacan esta enorme subida de asmáticos a la situación ambiental que sufrimos debido sobre todo a la polución y a los efectos adversos meteorológicos (falta de lluvias …)

Pero acerquémonos un poco más a la vida de estos pequeños afectados.

Normalmente los primeros síntomas del asma suelen aparecer a la edad temprana del niño, incluso algunos antes de llegar a cumplir el primer mes de vida. Lo más frecuente son crisis de bronquitis, o broncoespamos, siendo más graves las bronquiolitis en bebes.

La definición correcta de asma es la inflamación de las vías aéreas o bronquios que impiden a la persona respirar correctamente, para que nos entendamos todos, las vías respiratorias se inflaman de tal manera que no dejan pasar el aire suficiente para que necesita una persona y se presenta la sensación de ahogo.

¿Por qué aparece el asma?

ASMA INFANTIL 1Esto se produce ante una sensibilización notable del bronquio producida por algún agente externo, lo que hace que se llene de moco y se contrae el músculo.

Un niño asmático puede sufrir una crisis, por solo reírse, o inhalación, respiración de aire frío o ejercicio intenso. Una crisis asmática puede durar 24 ó 48 horas, y suele resolverse perfectamente con la medicación adecuada.

Un ejemplo práctico

ASMA INFANTIL 2Pensemos que un día nuestro hijo que tiene asma, se despierta a media noche agobiado por no poder respirar, ese es sin duda el signo más claro de que necesita medicación o acudir al hospital. Otros signos que nos hacen pensar la urgencia de la situación es que veamos que se le hunden las costillas al respirar o la nuez, también que veamos un sobreesfuerzo con el abdomen para tomar aire.

En estos casos se recomienda acudir a un centro hospitalario para que allí sea tratado. En el hospital se les administra corticoides en primera instancia que será el encargado principal de desbloquear la situación. Después se comienza con aerosolterapia, mezclando la medicación que suele ser, ventolín, budesonida, atrovent, mezclado con suero fisiológico y la administración es  a través de mascarillas nebulizadas, con el fin de también hacerle llegar al paciente oxígeno.

Tras varias sesiones de aerosolterapia (normalmente 3 espaciadas cada 20 minutos) el niño mejora y se puede continuar el tratamiento que el pediatra estime oportuno en el domicilio.

Si por alguna razón el niño no mejorara lo suficiente se recomienda el ingreso hospitalario para seguir con la atención médica más continuada y el tratamiento con aerosolterapia hasta mejoría.

Los niños con antecedentes familiares de alergias o asma suelen ser más propensos a padecer esta enfermedad que suele mejorar con los años.

En algunos casos nos encontramos que algunos niños no responden ni a tratamientos convencionales ni tampoco a tratamientos alternativos como puede ser la homeopatía.

Tras largas temporadas de tratamientos y también de idas y venidas del hospital los padres del pequeño se encuentran en un callejón sin salida del que no obtienen respuestas. Una buena solución para obtener respuestas son los consejos médicos obtenidos a través de algunas páginas web.

Páginas web que han tomado una iniciativa pionera en el que se reúnen profesionales médicos para solventar dudas comunes entre pacientes con diversas consultas. No te solucionan el problema pero igual te dan otro punto de vista que puede ser útil para encontrar la mejor solución al problema.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.