EL PSICOLOGO EN LA JURISDICCION. PSICOLOGIA JURIDICA

Hoy día tanto los adultos como los menores forman parte de diversos estudios e investigaciones, ya como víctimas o agresores. Desde la psicología jurídica se vela por la protección.

Debemos recalcar que hasta finales de los años 80, no se comienza a materializar el cambio de los antiguos Tribunales Tutelares de Menores , por lo tanto la psicología jurídica tiene cabida en los Juzgados de la actualidad en los que toma parte un Juez de carrera. ( Hay que subrayar que como precedente de la participación del psicólogo en los Juzgados y desde la psicología jurídica tenemos que señalar que en la Ley de 1948 ya se recogían las funciones del psicólogo en su artículo no 73.). Por lo tanto es a partir de esta década (80), cuando se empiezan a dar acceso a los profesionales para poder cubrir las plazas de los Equipos Técnicos en los Juzgados formados por Psicólogos, es decir desde la psicología jurídica, Educadores y Trabajadores Sociales.

A partir de la Ley Orgánica 4/1992, se aceptan legalmente las atribuciones que los Equipos Técnicos llevaban ejerciendo en años posteriores, siendo imperativo el informe de dichos profesionales (El Equipo Tecnico), en cuanto a lo que rodea al ciudadano desde el ámbito de la psicología jurídica, tanto al estado en su entorno social , tanto a la situación psicológica, familiar y educativa, al igual que en cualquier otra circunstancia en general que haya podido influenciar en los hechos que se le puedan achacar, ampliándose dicha intervención a las diferentes aspectos del proceso.

La participación del Equipo Tecnico se ve potenciada a raíz de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5/2000, que regula la responsabilidad penal de los menores, afectando esto al modo de enfocar la psicología jurídica.

Esta Ley Pone de relieve varios principios básicos, a saber:

1.- La renovación legislativa indispensable, comenzando de fundamentos básicos como el máximo provecho, de salvaguardia de nuestro precepto constitucional y de las bases de Derecho internacional, con especial consideración a la Convención de los Derechos del niño celebrada el 20 de noviembre de 1989.

2.- Instaurar como edad penal los 18 años, siendo los 14 años el margen mínimo para comenzar a demandar responsabilidades por la ejecución de actos recogidos como faltas o delitos por las leyes penales especiales o bien por el Código Penal . Por las distintas características que pueden mostrar uno u otro grupo;al fijarse dos segmentos de edad: de 14 a 16 y de 17 a 18 años, pueden necesitar un tratamiento distinto , desde una perspectiva jurídica, psicológica y científica.

3.- Basándose en las circunstancias, tanto familiares como sociales y personales, la demanda de responsabilidad hacia los transgresores se basa en fundamentos encaminados a la reeducación. Entonces, la mediación educativa abarca todos los ángulos de las regulación jurídica y de la psicología jurídica.

4.- Para lograr la finalidad que pretenden las disposiciones que no han de ser represivas, sino mas bien preventivo-especiales, destinadas a la reinserción afectiva y hacia el máximo interés del paciente, han de ser estimados con criterios que se han de procurar fundamente en el campo de las ciencias no jurídicas. Es por esto que se forma el Equipo Técnico como mecanismo indispensable, ya que han de ser estos Equipos profesionales especializados los que valúen estos criterios técnicos.

Articulo escrito por Sara Navarrete psicóloga, +34 636 16 20 20,  Av Reino de Valencia, 76, 46005 València, Spagna

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.