Blog

Cuando no puedes «comer tus verduras»

Cuando no puedes «comer tus verduras»

«Cómete las verduras» es un mantra de la infancia, y todos hemos escuchado el consejo de que debemos «comernos el arcoíris». Pero a muchos de nosotros (niños y adultos por igual) no nos gustan las frutas ni las verduras.

comida segura La nutricionista Joana da Silva tiene algunas estrategias para incluir frutas y verduras en tu dieta.

“Cómete las verduras” es un mantra infantil, y todos hemos escuchado el consejo de que debemos “comernos el arcoíris”, pero a muchos de nosotros (niños y adultos por igual) no nos gustan las frutas ni las verduras.

¡No como fresas, porque cuando era niño la forma me recordaba a una nariz! Si como yo, tienes una fruta o verdura que realmente no te gusta, no te preocupes. Mientras tenga una dieta variada y saludable que incluya muchas otras frutas y verduras, está bien.

Sin embargo, si realmente no nos gustan la mayoría de las frutas y verduras, estamos restringiendo nutrientes muy importantes en nuestras dietas. ¿Cómo podemos encontrar maneras de superar esto?

Así que aclaremos los hechos sobre las frutas y verduras y veamos si tengo alguna estrategia que pueda resultarle útil.

¿Cuánto necesitamos el estante de verduras, ensaladas y frutas y por qué?

Las pautas irlandesas recomiendan de cinco a siete porciones al día, y la mitad de nuestro plato debe estar lleno de vegetales. Las frutas, verduras y ensaladas son bajas en calorías y altas en fibra, vitaminas y minerales. Los alimentos de este grupo también nos ayudan a controlar nuestro peso corporal como parte de un estilo de vida saludable. Y ayudan a protegernos de enfermedades del corazón y algunos tipos de cáncer.

¿Qué cuenta?

Las frutas y verduras frescas, congeladas, enlatadas y secas cuentan, al igual que los jugos y batidos. Limite los jugos de frutas o los batidos a un vaso pequeño (150 ml) al día y tómelo con una comida.

¿Cuánto cuesta una ración de verduras, ensalada y fruta?

  • 1 fruta mediana – manzana, naranja, pera o plátano
  • 2 frutas pequeñas – ciruelas, kiwis o mandarinas
  • Frutas pequeñas – 6 fresas, 10 uvas o 16 frambuesas
  • 150 ml de zumo de frutas sin azúcar
  • ½ taza de verduras cocidas, frescas o congeladas
  • 1 plato de ensalada – lechuga, tomate, pepino
  • 1 plato de sopa de verduras casera

Algunas ideas para empezar

  • Primero, sepa que no está solo, otras personas tienen sentimientos similares hacia diferentes alimentos.
  • Si desayuna cereales o gachas, añada algo de fruta, como rodajas de plátano, fresas o sultanas. Comience con media porción y aumente la cantidad con el tiempo.
  • Tome un pequeño vaso de jugo de frutas con su desayuno todos los días.
  • Elige una verdura que puedas tolerar. Acostúmbrate a comer esto con el tiempo y espera hasta que introduzcas otro. Incluso con fruta, no tiene nada de malo comer dos porciones de la misma fruta o verdura. Lleva tiempo acostumbrarse a los sabores y texturas que no comemos habitualmente.
  • Pruebe más sopas de verduras y salsas para empezar. Haga las sopas un poco más espesas con el tiempo para que pueda acostumbrarse.
  • Prueba unas ensaladas crujientes con algunas proteínas que te gusten (un poco de queso, pollo, huevos o frutos secos, por ejemplo). Comience con unas pocas hojas y medio tomate o pepino y aumente a partir de ahí.
  • Haga un plan y apunte a un cambio consistente y sostenible. Si cree que se necesitan tres meses para llegar a cinco al día, que así sea. Pequeños pasos en la dirección correcta es lo que estás buscando hacer. Estás creando un hábito nuevo y más saludable, y eso lleva tiempo.

Páginas relacionadas

Juliana Arsela

Hola soy Juliana Arsela y soy la encargada de publicar en el blog el contenido de mayor interés para ustedes en cuanto a nutrición, alimentación y su salud, sin mas que agregar ya saben, manténganse sanos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba