Blog

Cómo saber si una receta es saludable

Cómo saber si una receta es saludable

Al buscar o desplazarnos por nuestros feeds, a menudo podemos inspirarnos para probar nuevas recetas que se nos sirven. Muchas de estas recetas afirman ser saludables, pero ¿cómo podemos saber con certeza si la receta realmente cumple con sus afirmaciones de salud?

Ya sea en línea o en las redes sociales, siempre es una buena idea verificar la fuente y quién publicó la receta. Los chefs famosos, las personas influyentes en las redes sociales y los blogueros no siempre están capacitados para dar consejos nutricionales, o algunos pueden estar promocionando un producto, ingrediente o dieta. Lo ideal es que la receta provenga de dietistas o nutricionistas registrados, pero no siempre es así. Así que tenemos 6 consejos para ayudar a que su receta sea saludable.

1. ¿La receta contiene una fuente de frutas, ensaladas o vegetales?

De lo contrario, agregue verduras o frutas adicionales a la receta para aumentar la calidad nutricional de la comida y proporcionar color y textura adicionales.

2. ¿Qué tipo de grasa hay en la receta?

Use aceite no saturado o bajo en grasa cuando cocine (por ejemplo, aceite de oliva, colza o girasol) y utilícelo con moderación para que sus recetas sean un poco más saludables. Limite las grasas como la mantequilla y el aceite de coco, ya que tienen un alto contenido de grasas saturadas y pueden aumentar los niveles de colesterol. Aquí hay más información sobre grasas y aceites.

3. ¿Cuál es el método de cocción?

Cocine sin agregar grasa o aceite cuando sea posible. Intente usar una sartén antiadherente, hornear, microondas o vapor/hervir en lugar de freír la comida.

4. ¿Cuánta sal se usa?

Trate de reducir el contenido de sal de sus comidas. Esto podría significar usar menos cubitos de caldo o usar la mitad de la medida sugerida. Hay una gran variedad de hierbas y especias que agregarán un sabor y estilo extra.

5. ¿Hay que añadir la cantidad de azúcar que sugiere la receta?

Trate de dejar el azúcar fuera de la receta por completo o usar menos. Si aún se necesita dulzura, intente reducir la cantidad o agregue dulzura natural usando frutas. Existe la idea errónea de que la miel es más saludable que el azúcar, pero esto no es cierto. La miel tiene un contenido calórico similar al azúcar, por lo que reemplazar el azúcar con miel no proporcionará ningún beneficio a la comida. Lea más sobre los mitos comunes sobre el azúcar.

6. ¿Cuál es el tamaño de la porción sugerida?

A veces, una comida puede ser saludable, pero comemos una porción más grande de lo que necesitamos. Usar un plato más pequeño y llenar la mitad del plato con frutas y verduras es una manera fácil de evitar comer en exceso. Las sobras se pueden refrigerar o congelar.

Cocinar saludable no significa sacrificar el sabor, la variedad o el placer de comer. Solo piense en ello como hacer algunos cambios para mejorar la calidad de la nutrición mientras mantiene el sabor y el sabor. Si necesita algo de inspiración, asegúrese de consultar nuestras propias recetas: todas creadas por nuestro equipo de nutricionistas en safefood para inspirarse.

Si usted o alguien que conoce tiene una afección médica específica y tiene dificultades para aprender qué comer para controlar su afección, hable con un nutricionista para obtener asesoramiento adaptado a sus necesidades individuales y únicas.

Si sufre de una alergia alimentaria, cocinar desde cero es una excelente manera de evitar los ingredientes que causan su alergia. Tenemos muchos consejos en nuestra sección de alérgenos alimentarios (enlace a la página.

¡Buen provecho!

Página relacionada: https://www.safefood.net/how-to/how-to-make-your-dishes-healthier

María Rodríguez

Hola soy María Rodríguez y me encargare de traer tips y artículos sobre la nutrición, cuídense y coman bien.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba