La acupuntura en nuestros días

La acupuntura es parte de una clave esencial sobre la que gira todo el tratamiento. Se trata del equilibrio energético del Qi, o lo que podríamos denominar la corriente vital que se canaliza por el organismo humano y que pierde su flujo adecuado cuando aparece una enfermedad, malestar, dolencia o desajuste en su salud. Esto es lo que nos dicen los expertos, como el doctor Beltrán: www.beltrancarrillo.es/

Es que los maestros conocen todos y cada uno de los miles de puntos energéticos del sistema circulatorio humano, así como sus conexiones con el aparato reproductor, neurológico, locomotor, digestivo, y respiratorio. Ellos buscan reequilibrar esta energía mediante la punción de estas milimétricas agujas y que dejan localizadas en estos puntos considerados como energéticos y vibratorios del equilibrio físico del organismo.

Y cuando el paciente acude a la clínica o centro donde se aplica esta técnica, es porque tiene problemas para adelgazar, para dejar el tabaco o el alcohol, así como otras dependencias que deterioran seriamente la salud y no responden a los tratamientos convencionales.

 Pero también se consiguen buenos resultados tratando las cefaleas, migrañas, problemas digestivos, menstruales, infertilidad, insomnio, lumbalgias, depresiones, ansiedad, estrés o los trastornos alimenticios extremos. La acupuntura no receta fármacos en ningún caso, pero recomienda la vida saludable como la dieta sana y la ingesta de algunos preparados de hierbas y plantas cuyo origen también se remonta a la sabiduría china tradicional testada desde hace miles de años.

Y no se olvide de la ayuda que podría proporcionar en contra de aquellos que sufren enfermedades  pulmonares obstructivas crónicas, tal como se explica por una búsqueda de la Universidad de Kyoto.

¿Cuál es, por lo tanto, el uso de este método, si es que tengamos que definir uno?

Se utiliza, como hemos visto, para resolver diferentes patologías. Los campos en los que es más aplicable es el de los dolores de cabeza y cuello. Además se usa contra las neuralgias, vértigos y para todas las enfermedades que implican dolor articular, de hombro, codo, y hasta por las lesiones de espalda, (incluyendo la ciática).

Incluso el dolor de cadera y rodilla, las manos y los pies pueden ser tratados adecuadamente. Otros campos de aplicación son los de enfermedades de la piel, trastornos gastrointestinales como el estreñimiento y distensión abdominal, ansiedad, estrés y trastornos del sueño. Y finalmente, alteraciones y cambios que causan problemas menstruales o  de menopausia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.