Cómo identificar la intolerancia al gluten

Dicen que la intolerancia al gluten es cada vez más frecuente. Lo cierto es que lo que sucede es que ahora se conoce mucho mejor esta enfermedad y es mucho más fácil asociar los síntomas con el consumo de cereales que contienen gluten.

Los síntomas intolerancia gluten varían según las personas y la intolerancia que sufren, por eso cada caso puede tener ciertas particularidades. Pero estas son algunas pistas que pueden apuntar a un problema de enfermedad celíaca:

-Niños que siempre están con problemas digestivos y que no acaban de coger peso. En ocasiones esto ocurre ya con bebés que al comenzar a tomar papillas sufren diarreas y mal estar y no aumentan su peso como deberían.

-Trastornos digestivos que incluyen diarreas crónicas, gases, dolores abdominales e incluso fiebre. Al realizar revisiones médicas normalmente se aprecia hinchazón abdominal e inflamación en los intestinos.

-En casos de intolerancia severa estos trastornos se producen nada más tomar un alimento que contiene gluten, por lo que es mucho más fácil asociar causa/efecto. En otros casos los trastornos no son inmediatos, dificultando el saber qué es lo que los está ocasionando.

-Anemias y otras carencias a pesar de que la persona come de todo. Esto es debido a que el intestino deja de absorber de manera normal los nutrientes de los alimentos, por lo que la comida no está alimentando como debería a la persona.

-Debilidad y dolores musculares. La intolerancia al gluten de carácter leve se ha asociado al síndrome de fatiga crónica y a los dolores articulares. Este es un terreno que todavía debe de seguir estudiándose y sobre el que no hay todavía un estudio definitivo.

complementos-alimenticiosUn problema asociado a la intolerancia al gluten es que muchas veces no somos conscientes de estar tomándolo ya que este se encuentra añadido en multitud de productos en los que no contamos que pueda haberlo, como fiambres o carnes preparadas, ayudando a dar forma a hamburguesas o albóndigas.

Conviene señalar que dado que la intolerancia al gluten tiene diferentes grados hay casos en los que la persona no tiene síntomas aparentes de sufrir una intolerancia. Los síntomas aparecen a medio y a largo plazo y muchas veces el paciente y el médico tardan en asociarlos con un problema de celiaquía. Por este motivo personas que han tenido intolerancia toda su vida solo son diagnosticadas ahora, ya adultas, gracias a los avances en este campo y a todo lo que se ha conseguido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.